La ola de las insolvencias en Cantabria.

No hay duda que la ola de las INSOLVENCIAS  en Cantabria se avista en el horizonte. Ello hace predecir que la calma en la que nos encontramos, tranquilamente sentados en nuestra casa, no durará mucho.

El confinamiento y la parada están durando más de lo inicialmente previsto y las empresas, por definición, no están diseñadas para estar paradas. Es ya un hecho seguro que las cifras del ejercicio 2020 descuadrarán todas las estadísticas históricas y las peores previsiones pre Covid19.

Ahora bien, las medidas que se están adoptando desde nuestras instituciones públicas, nacional, europea, autonómica y local, también están siendo excepcionales. Seguramente además se complementaran y ampliaran en las próximas semanas.

Falta comprobar nuestra respuesta a esta ola de insolvencias en Cantabria. Como en otras situaciones no es momento de entrar en pánico. Instrumentos e instituciones que hasta ahora no habíamos aprovechado en su integridad (Cláusula rebus, acuerdos de re financiación, fusiones e integraciones, aportaciones de negocio…) así como otras nuevas pueden evitar que muchas empresas cierren. También será necesario un fuerte sentido del compromiso y la solidaridad.

¿Seremos capaces de ponernos de pie y surfear la ola que viene?